Apuntes sobre la misericordia

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correoEnviar por correoVersión PDFVersión PDF

En el verbo hecho carne se encuentra la obra mayor de misericordia de Dios. Por la misericordia de Cristo cada cristiano está llamado a ser misericordioso, afirma Agustín.

Y predicará hasta su muerte que el amor al prójimo es la misericordia de Cristo, es el corazón vivo de amor que ayuda y cura al necesitado, es el compromiso que se adquirió en el bautismo y es una forma de construir la Iglesia, como señal de ir juntos con Jesús. Por ello dirá “atiende a tu prójimo”: “atiéndele cuando está hambriento, atiéndele cuando tirita de frío, atiéndele cuando está necesitado; atiéndele cuando es un forastero" (Sermón 25.8).

Por el fuego de amor que arde en el corazón de Cristo, las buenas obras han de hacerse por verdadero amor a nuestro prójimo, porque en el mismo acto de amor está presente Cristo.

De muchas formas dirá desde el púlpito: “Vosotros lleváis la carga de Cristo para que podáis llevar vuestra propia carga juntamente con la de otra persona. Hay otra persona que es pobre, tú eres rico: su carga es la pobreza pero la tuya no lo es” (Sermón 164.7). Y añadirá: “Da, Señor mío, a mi corazón penitencia, contrición a mi espíritu, fuente de lágrimas en mis ojos, a mis manos liberalidad en la limosna [ayuda al prójimo]. Rey mío, apaga mi todos los deseos desordenados de la carne y enciende el fuego de tu amor” (Meditaciones).

Doctor de la Iglesia - Magisterio de San Agustín, Obispo

Texto de San Agustín para vivir la Cuaresma (1) De los comentarios de san Agustín, obispo, sobre los salmos (Salmo 60, 2-3: CCL 39, 766)

En Cristo fuimos tentados, en él vencimos al diablo



De los comentarios de san Agustín, obispo, sobre los salmos (Salmo 60, 2-3: CCL 39, 766)

De las costumbres de la Iglesia Católica y de las costumbres de los maniqueos San Agustín, de las costumbres de la Iglesia Católica y de las costumbres de los maniqueos.

Es necesario poner al descubierto los artificios de los maniqueos. Dos artificios que principalmente utilizan para seducción de los ignorantes.

I.1. He tratado suficientemente, a mi parecer, en otros libros sobre el modo de rebatir los ataques que, con tanta impiedad como ineptitud, dirigen los maniqueos contra la Ley o Viejo Testamento, y como es vana la jactancia que ellos afectan en medio de los aplausos del vulgo ignorante. De lo cual puedo también aquí hacer brevemente mención. ¿Qué hombre, por poco razonable que sea, no comprenderá que para la interpretación de las Escrituras se ha de acudir a los que tienen profesión de enseñarlas, y que puede suceder, o mejor dicho, sucede siempre, que muchos pasajes parezcan ridículos a inteligencias poco desarrolladas, mientras que, si hombres más sabios los explican, aparecen admirables y se reciben con tanta mayor satisfacción cuanto se ve era más difícil descubrir el pensamiento? Esto es lo que pasa con alguna frecuencia en los libros santos del Testamento Antiguo cuando el que encuentra allí materia de escándalo se dirige a un doctor piadoso, más bien que a un impío censor, y con tal que desee más averiguar que no satirizar. En su deseo de instruirse podrá quizás dar con obispos, sacerdotes y otros ministros de la Iglesia católica que se guarden con cautela de descubrir a todos indistintamente nuestros misterios o con quienes, contentos con la sencillez de la fe, no se imponen el sacrificio de sondear sus profundos secretos. Pero no deben nunca desesperar de encontrar allí la verdad, donde ni todos los que la exigen son capaces de enseñarla, ni todos los que la piden son siempre dignos de aprenderla Dos cosas son necesarias: diligencia y piedad; la primera nos conducirá a los que verdaderamente posean 1a ciencia y la otra nos hará merecedores de adquirida.

Entendamos la gracia de Dios Del comentario de San Agustín, obispo, sobre la carta a los Gálatas (Prefacio: PL 35, 2105-2107)

El motivo por el cual el Apóstol escribe a los gálatas es su deseo de que entiendan que la gracia de Dios hace que no estén ya sujetos a la ley. En efecto, después de haberles sido anunciada la gracia del Evangelio, no faltaron algunos, provenientes de la circuncisión, que, aunque cristianos, no habían llegado a comprender toda la gratuidad del don de Dios y querían continuar bajo el yugo de la ley; ley que el Señor Dios había impuesto a los que estaban bajo la servidumbre del pecado y no de la justicia, esto es, ley justa en sí misma que Dios había dado a unos hombres injustos, no para quitar sus pecados, sino para ponerlos de manifiesto; porque lo único que quita el pecado es el don gratuito de la fe, que actúa por el amor. Ellos pretendían que los gálatas, beneficiarios ya de este don gratuito, se sometieran al yugo de la ley, asegurándoles que de nada les serviría el Evangelio si no se circuncidaban y no observaban las demás prescripciones rituales del judaísmo.

Páginas