XXIII Festival Internacional de Órgano Barroco

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correoEnviar por correoVersión PDFVersión PDF
Fecha fin: 
Domingo, Diciembre 6, 2015

El Festival Internacional del Órgano Barroco llega a su vigésima tercera edición, con sede principal en nuestra Parroquia de San Agustín, consolidándose como uno de los Festivales más importantes dentro de la programación internacional dedicada a este instrumento.

 

Esta edición del Festival fue inaugurada el 25 de octubre con un gran concierto del P. Pedro Alberto Sánchez (España; organista profesional y sacerdote agustino) y se extenderá hasta el 6 de diciembre de este año. En éste y otros recintos de la República Mexicana habrá muchos conciertos de artistas de Francia, España y, por supuesto, México. Cabe destacar que este foro se ha consolidado como una plataforma importante para abrir espacios a nuevas generaciones de organistas mexicanos.

 

CENTRO DEL ÓRGANO AMMAO-SAN AGUSTÍN

 

Debido al éxito del Festival a lo largo de más de dos décadas de existencia, la Academia Mexicana de Música Antigua para Órgano (AMMAO) vio necesaria la creación de una sede a través de la cual se pudiese instrumentar un programa permanente de conciertos, conferencias, demostraciones, etc.

 

Por sus características arquitectónicas y acústicas, nuestro templo de San Agustín ha tenido el privilegio de ser elegido para albergar este gran proyecto cultural, único en su tipo en Latinoamérica. Con esta idea la AMMAO se dio a la tarea de instalar, en el último año, una serie de cinco órganos tubulares con diversas posibilidades fónicas y estéticas, que permitirán la interpretación de los más amplios repertorios, desde la música gótica a la música de nuestro tiempo, y la experimentación sonora en un espacio con un instrumental y un espacio acústico privilegiados. De esta manera nuestra parroquia se ha convertido en el Centro del Órgano AMMAO-San Agustín, lo cual nos llena de gran entusiasmo, pues se trata del primer proyecto cultural organístico de este tipo en México.

 

Es imprescindible hacer patente nuestro reconocimiento a los maestros Ofelia Gómez Castellanos y Gustavo Delgado Parra, fundadores y directores de la AMMAO, y a todos los que con ellos colaboran, gracias a cuyo enorme esfuerzo y trayectoria el Festival ha prosperado a través de los años hasta la creación de este centro cultural.

 

Todos los conciertos de órgano en la Ciudad de México se realizarán en el Centro del Órgano AMMAO-San Agustín, con motivo de su inauguración. También habrá conciertos en órganos históricos de los siglos XVII, XVIII y XIX, localizados en los estados de Oaxaca, Puebla y Tlaxcala.

 

En el Festival se realizarán conciertos con órgano solo, órgano y voz, así como obras a dos, tres, cuatro y hasta cinco órganos simultáneamente. Contaremos además con la presentación de la Antología de Obras para Órgano de Gustavo Delgado Parra, publicada por la Facultad de Música de la UNAM (domingo 6 de diciembre, 15:00 hrs).

 

Recuerda que, además de los eventos especiales dentro del Festival, el primer domingo de cada mes se ofrece un concierto en nuestra parroquia, en su carácter de Centro del Órgano AMMAO-San Agustín, en punto de las 15:00 hrs.

 

Todos los eventos son de entrada libre. Al final de esta publicación enlace puedes descargar el programa en dos formatos: el archivo jpg es un resumen en forma de cartel y el archivo pdf es un documento mucho más amplio con una descripción muy detallada de eventos, participantes y el programa general de todo el Festival.

 

 

 

 

 

 

Doctor de la Iglesia - Magisterio de San Agustín, Obispo

Texto de San Agustín para vivir la Cuaresma (1) De los comentarios de san Agustín, obispo, sobre los salmos (Salmo 60, 2-3: CCL 39, 766)

En Cristo fuimos tentados, en él vencimos al diablo



De los comentarios de san Agustín, obispo, sobre los salmos (Salmo 60, 2-3: CCL 39, 766)

De las costumbres de la Iglesia Católica y de las costumbres de los maniqueos San Agustín, de las costumbres de la Iglesia Católica y de las costumbres de los maniqueos.

Es necesario poner al descubierto los artificios de los maniqueos. Dos artificios que principalmente utilizan para seducción de los ignorantes.

I.1. He tratado suficientemente, a mi parecer, en otros libros sobre el modo de rebatir los ataques que, con tanta impiedad como ineptitud, dirigen los maniqueos contra la Ley o Viejo Testamento, y como es vana la jactancia que ellos afectan en medio de los aplausos del vulgo ignorante. De lo cual puedo también aquí hacer brevemente mención. ¿Qué hombre, por poco razonable que sea, no comprenderá que para la interpretación de las Escrituras se ha de acudir a los que tienen profesión de enseñarlas, y que puede suceder, o mejor dicho, sucede siempre, que muchos pasajes parezcan ridículos a inteligencias poco desarrolladas, mientras que, si hombres más sabios los explican, aparecen admirables y se reciben con tanta mayor satisfacción cuanto se ve era más difícil descubrir el pensamiento? Esto es lo que pasa con alguna frecuencia en los libros santos del Testamento Antiguo cuando el que encuentra allí materia de escándalo se dirige a un doctor piadoso, más bien que a un impío censor, y con tal que desee más averiguar que no satirizar. En su deseo de instruirse podrá quizás dar con obispos, sacerdotes y otros ministros de la Iglesia católica que se guarden con cautela de descubrir a todos indistintamente nuestros misterios o con quienes, contentos con la sencillez de la fe, no se imponen el sacrificio de sondear sus profundos secretos. Pero no deben nunca desesperar de encontrar allí la verdad, donde ni todos los que la exigen son capaces de enseñarla, ni todos los que la piden son siempre dignos de aprenderla Dos cosas son necesarias: diligencia y piedad; la primera nos conducirá a los que verdaderamente posean 1a ciencia y la otra nos hará merecedores de adquirida.

Entendamos la gracia de Dios Del comentario de San Agustín, obispo, sobre la carta a los Gálatas (Prefacio: PL 35, 2105-2107)

El motivo por el cual el Apóstol escribe a los gálatas es su deseo de que entiendan que la gracia de Dios hace que no estén ya sujetos a la ley. En efecto, después de haberles sido anunciada la gracia del Evangelio, no faltaron algunos, provenientes de la circuncisión, que, aunque cristianos, no habían llegado a comprender toda la gratuidad del don de Dios y querían continuar bajo el yugo de la ley; ley que el Señor Dios había impuesto a los que estaban bajo la servidumbre del pecado y no de la justicia, esto es, ley justa en sí misma que Dios había dado a unos hombres injustos, no para quitar sus pecados, sino para ponerlos de manifiesto; porque lo único que quita el pecado es el don gratuito de la fe, que actúa por el amor. Ellos pretendían que los gálatas, beneficiarios ya de este don gratuito, se sometieran al yugo de la ley, asegurándoles que de nada les serviría el Evangelio si no se circuncidaban y no observaban las demás prescripciones rituales del judaísmo.

Páginas